Carta al Papa Francisco: Las personas EHS no cesamos de reclamar respeto a nuestra dignidad y derechos

La Plataforma Estatal contra la Contaminación Electromagnética (PECCEM), de la que nuestra asociación SOS EHS-EASC es miembro, viene realizando una serie de llamamientos a las instituciones reclamando medidas para reducir la contaminación electromagnética que afecta a todos los seres vivos y para restablecer los derechos a la vida, la salud y la integración social de las personas afectadas por la electrohipersensibilidad (EHS).

En 2016, las organizaciones que integramos la PECCEM, miembro también de la Coordinadora Europea de organizaciones por una regulación de la exposición a los campos electromagnéticos (CEM), que realmente proteja la salud pública, enviamos al Papa Francisco la carta "La Iglesia y la urgente protección de la Vida ante la contaminación electromagnética. Un grito desesperado desde Laudato Si’ ". Esta carta es un trabajo colectivo que refleja de forma muy hermosa la necesidad de defender la vida en nuestro planeta frente a la contaminación electromagnética. Merece la pena bajarse el texto completo de la Carta al Papa Franciso de la web de la PECCEM, para leerla y difundirla. Extraemos de su texto en castellano el siguiente párrafo sobre las personas Electrohipersensibles:
“El número de seres humanos afectados de EHS, (tan solo en Suecia 290.000 de 9.449 millones de habitantes en 2011), no para de crecer a la par que aumenta exponencialmente esta exposición ambiental 10. La contaminación electromagnética está directamente relacionada con la aparición y desarrollo de esta enfermedad o discapacidad funcional. El sufrimiento añadido por la incomprensión hacia estas personas, calificándolas y tratándolas como neuróticas, nocebas, sugestionadas, psicosomáticas, hipocondríacas, etc., carece de sentido y sólo denota falta de información y de respeto. Muy al contrario, cada día están más definidos científicamente los biomarcadores de la EHS, llegando a ser considerada por especialistas como una “enfermedad centinela”, ya que advierte del problema al resto de la población, igualmente afectada aunque no se manifieste con la misma claridad en su cuerpo. En ese sentido algunos expertos comparan a las personas electrosensibles como “los canarios” (sensibles al metano y al monóxido de carbono) que se llevaban a la profundidad de las minas para advertir del peligro de la falta de oxígeno u otros contaminantes. Y también se les ha llegado a denominar nuevos “leprosos”, no porque contagien nada sino porque su vida social se hace imposible. No pueden desarrollar actividades cotidianas como comprar pan y alimentos, ir al cine o al teatro, participar de una manifestación, asistir a una conferencia, una reunión familiar, subir al metro o al autobús, ir a la consulta médica, solicitar un libro en la biblioteca, viajar, ir a clase, cualquier gestión pública, etc. Esta situación está generando un auténtico “apartheid tecnológico”, tal como ha llegado a calificarse en el seno de algunas instituciones europeas.” (Carta al Papa Francisco, pág. 3).
Simultáneamente también se envió la carta a los nuncios apostólicos de los distintos países de las organizaciones integrantes de la Coordinadora Europea contra la Contaminación Electromagnética. Las cartas enviadas a los nuncios de Francia, Irlanda y España se pueden obtener también en la web de la Plataforma Estatal contra la Contaminación Electromagnética (PECCEM).

Enlace directo a este llamamiento en la PECCEM.
Posted in
Tagged with

Related Posts

Recent

Archive

Categories

Tags

Asociación SOS EHS-EASC (ElectroHiperSensibilidad-Enfermedades Ambientales de Sensibilización Central)